Fútbol

La Mano de Dios y el Barrilete Cósmico cumplen 34 años

Un 22 de junio como hoy, pero de 1986, en el estadio Azteca, Diego Armando Maradona se hacía protagonista de la polémica más grande y del mejor gol en la historia de los Mundiales.
22/06/20 - 12:26
  • El recuerdo de aquel Argentina 2-1 Inglaterra

Si ya antes del inicio del partido no era un juego más para ninguno de los dos, después de lo que pasó ese día en el estadio Azteca sin lugar a dudas que no lo fue para todo el mundo.

Aquel 22 de junio de 1986, en la ciudad de México, por los cuartos de final de la Copa del Mundo, Argentina e Inglaterra se veían las caras luego del conflicto bélico de Malvinas que los involucró.

Más allá de que el fútbol siempre estuvo apartado de los problemas políticos, para estos dos contendientes ese día no lo fue. Y para Argentina, el final fue doblemente feliz.

Hoy, a 34 años de aquella mañana mexicana, dos íconos grandes de la historia de las Copas del Mundo son recordadas con una sonrisa cómplice. Ambos, con un mismo protagonista: Diego Armando Maradona.

Aquel día Argentina se impuso por marcador de 2-1 y avanzó a semifinales. Pero con el tiempo, se daría cuenta que ese partido fue mucho más que un simple paso más hacia la Copa del Mundo.

LA MANO DE DIOS

La famosa Mano de Dios. La picardía más famosa que se recuerde en un campo de juego. A los 51 minutos, Maradona, viendo que no llegaba a conectar un balón antes que Shilton, metió la mano, se adelantó al golero inglés y puso el 1-0. Bennaceur, el árbitro del partido, ni ninguno de sus asistentes se dio cuenta. A las protestas de los ingleses se las llevó el viento.

Cuatro minutos después, el mejor gol de todos los tiempos. Es como que el 10 se dio cuenta de que los ingleses no se recuperaban del golpe del primer gol y los fue esquivando uno por uno. Tomó el balón en su campo y no paró hasta las redes. Un golazo. 2-0 y pleito liquidado más allá del descuento posterior de Leineker.

Para muchos es considerado el gol del siglo y hasta quedó inmortalizado con relato y todo, porque ese día, el periodista Víctor Hugo Morales, con el micrófono en una mano y el corazón en la otra, le puso la letra perfecta a esa obra maestra.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

29/06/20 12:15

De la mano de Diego

08/06/20 18:11

Otra apariencia

10/05/20 17:00

La nueva era