Mucho huevo y mucho juego, esa es la fórmula ideal

Por Robert Singer
29/03/12 - 18:31

rsinger@teledeportes.com.py

El estupendo triunfo de Olimpia ante el Flamengo hizo desbordar de alegría a los hinchas  decanos. Tenían razón de sobra para que así fuera. Valía la pena celebrarlo. Sin embargo, no fueron solamente los hinchas olimpistas los que festejaron esta victoria.

Aquellos que defendemos la idea de que alguna vez el fútbol paraguayo debe apostar a otra cosa a nivel de selección nos sentimos también felices. Ver a un equipo paraguayo ganarle a un rival de los quilates del Flamengo nos llena de gozo, no por el triunfo en sí, que, al fin y al cabo puede llegar de cualquier manera toda vez que sea dentro de las reglas del juego, sino por la manera en que se logró.

Cada vez que un equipo paraguayo "saca chapa" de grande nos enorgullece. Así fue cuando Cerro tuvo que ir a ganarle a Colo Colo a Chile. ¿Y por qué no?, nos preguntamos aquella vez ante la incredulidad de tanta gente que ya daba todo por perdido. Usted, amigo lector ya lo sabe porque hemos compartido este pensamiento muchas veces: para nosotros, la localía no existe, las hinchadas sean de Boca, Corinthians, Flamengo, Peñarol, Olimpia o Cerro forman parte del espectáculo pero no juegan, la cancha es igual en todas partes y cuando hay buenos jugadores que ponen desde lo anímico y lo técnico lo que hay que poner se puede -es más, se debe-, salir a jugar de igual a igual siempre, en cualquier cancha, contra cualquiera. Cerro le sumó al hecho de tener que ganar el cachetazo de encontrarse  0-2 y, sin embargo, aliando huevo y juego, logró un triunfo magnífico. Y lo mismo, con la misma fórmula, hizo hace poco Libertad en cancha del Nacional de Montevideo también remontando un 0-1 para traerse finalmente los tres puntos.

¿La verdad?, está claro que a la hora de las matemáticas del grupo, de los puntos logrados este triunfo decano vale un montón pero, pese a que suma un solo punto, ese empate en Río, remontando un 0-3, para nosotros, para esto que defendemos, para esto en lo que creemos, fue casi más valioso. Porque nos demostró -en realidad nos confirmó- justamente eso, que afuera se puede y se debe jugar también a lo grande, que la chequera y los presupuestos no entran a la cancha.

Partidos como los citados no solamente deberían servir para festejos efímeros o pasajeros de los hinchas de los equipos protagonistas sino para hacernos ver y entender que los paraguayos no solamente sabemos y podemos luchar y correr sino también tocar y jugar. A eso, amigo lector, debería apostar la selección y sabemos que Chiqui lo está intentando.

Hay que juntar de una buena vez ambas cosas. No lo dude: mucho huevo y mucho juego, esa es la fórmula ideal.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

23/03/12 11:07

Deportista

28/02/12 20:07

16/02/12 10:59

Chiqui

06/02/12 10:46

Otro grande