Opinión

Uno de los “versos” del fútbol: la "pelota parada"

“Estamos muy contentos por el triunfo y sobre todo porque hemos ganado con jugadas de pelota parada. Hemos trabajado mucho en la semana con esas jugadas y hoy se vio el resultado” (Declaraciones de un director técnico que acaba de ganar un partido 2 a 0 con dos goles de cabeza después de dos tiros de esquina).
29/07/17 - 18:09
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

“Estamos muy tristes por este resultado y sobre todo porque nos ganaron con dos goles de pelota parada. Nosotros los superamos, ellos no nos llegaron nunca pero con dos tiros de esquina y dos cabezazos terminaron ganando sin merecerlo” (El mismo director técnico después de haber perdido un partido 2 a 0 con dos goles de cabeza después de dos tiros de esquina).

“Estamos muy contentos porque esa jugada desde el lateral la hemos entrenado mucho y  felizmente salió en el partido así como la entrenamos en la semana” (Declaraciones de un técnico que acaba de ganar 1 a 0 con una jugada iniciada en un saque lateral cerca del área rival)“Estamos muy calientes por esta derrota porque ellos no hicieron nada para llevarse los tres puntos. Nos descuidamos y ese error nos costó caro. Es lamentable perder con un gol que comienza en un saque lateral” (El mismo técnico después de perder un partido 1 a 0 con una jugada iniciada en un saque lateral cerca de su área).

Es así, amigo lector, casi como todo en la vida y ni qué decir en el fútbol. Por algo se dice que “Todo esta bien, todo está mal, según el color del cristal”. Cuando algo nos conviene, cuando algo nos beneficia, cuando algo está a favor nuestro, bienvenido sea. Cuando lo mismo no nos conviene, no nos beneficia, está en contra nuestra, ya no nos gusta.

Antes, en la época en que quien escribe esta columna comenzaba a ir a la cancha, década del 60, se decía sencillamente “córner” o tiro libre y le puedo jurar, amigo lector, que se veían exactamente los mismos goles que se ven hoy. Venía un córner o un tiro libre, alto, bombeado al área y, como siempre, saltaban los que defendían y los que atacaban. Si la sacaban los defensores no pasaba nada y, claro, si ganaban los atacantes casi siempre terminaba en gol.

En la actualidad pasa lo mismo pero a l córner y al tiro libre le dicen pelota parada y a cada gol se le quiere encontrar fórmulas casi casi de ingeniería comenzando por los ridículos gestos de quienes van a encargarse de tirar el córner. Levantan uno de los brazos (supongamos que el brazo derecho significa algo y el izquierdo otro movimiento), se rascan la cabeza, simulan atarse los botines, en fin, hacen todo aquello que demuestre a la hinchada y a los periodistas que quieran creerlo, que esos gestos significan algo secretamente trabajado durante la semana.

Los técnicos quedan chochos con estos gestos de sus jugadores porque, ante la hinchada, quedan como que “trabajaron la pelota parada”.

Póngase a ver usted los distintos torneos internacionales, a nivel de clubes o de selecciones y verá que en Camerún, en Inglaterra, en Japón, en México, España, Brasil o Paraguay entran exactamente los mismos goles después de tiros de esquina o tiros libres. Y es más: siguen marcando los goles aquellos jugadores que, supuestamente, son estudiados por los rivales y merecerían la máxima atención.

Así ha sido siempre con Carlos Gamarra o Sergio Ramos, con Godín o Rolón, con Palermo o el “Pepe” Cardozo. ¿Hace falta un buen ejecutor de córners o tiros libres?, claro que sí.  Los “Chiqui “ Arce, Beckham, Camacho, son importantes pero en realidad estos ejecutantes lo que hacen es apuntar a un lugar, no a un compañero porque mientras ellos ubican al compañero en el área, bajan la cabeza, colocan la pelota, toman carrera y lanzan la pelota ya cambió todo, los jugadores, compañeros y rivales se movieron y el balón va sin destinatario fijo.

A veces en un tiro libre cerca del área rival uno ve una jugada evidentemente trabajada. Hay un toquecito, un centro al segundo palo, alguien que baja de cabeza para que, finalmente, un compañero marque el gol. Perfecto. Esa es una jugada trabajada así como cuando hay un tiro libre cerca del área, el ejecutor simula tirar un centro pero hace un pase por abajo al medio del área y uno de sus compañeros que, guaú esperaba el centro, sale del grupo y va a buscar el pase para patear al arco. Aplausos.

Lo otro, aquello de lo que hablábamos, aquello que realmente es el centro de este comentario, los que simplemente son córners y tiros libreas al área no pasan de ser uno de los “versos” del fútbol: la pelota "parada".

 

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

28/08/17 11:47

Todos lo abrazan

27/08/17 16:58

Furioso Chanchón

26/08/17 17:03

Sin el clásico festejo

25/08/17 21:19

Con alas de Gavilán

20/08/17 19:03

Más sabe por viejo

18/08/17 18:57

No se rinde

14/08/17 13:21

Sábado clásico

13/08/17 19:06

Repartieron todo