Opinión

Roque, un ejemplo más allá de las camisetas

Roque Santa Cruz, o, simplemente Roque, estuvo de visita en el programa Rock&Gol y lo suyo fue un verdadero tsunami.
26/05/17 - 15:55
  • Roque Santa Cruz, jugador de Olimpia.
    Roque Santa Cruz, jugador de Olimpia.
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

En primer lugar, por todo lo que dijo con la serenidad y mesura que lo caracteriza pero, al mismo tiempo, con la firmeza de quién piensa y medita sus palabras y sus acciones. Lo del segundo lugar se lo diremos al final de la columna, amigo lector.

Dejando en cada respuesta una sentencia o un consejo Roque habló de su carrera pero, claro, también de Olimpia, de la selección, de los jugadores jóvenes y de las redes sociales.Ya en oportunidad de la previa al súper clásico Roque había dado una muestra de que no por estar ante una instancia tan importante hace falta tener cara de traste ni pasar al lado de una cámara y un micrófono sin siquiera levantar el pulgar como mínima expresión dedicada a los seguidores de cada equipo. Ojo, que conste que, del otro lado, un tipo de características humanas similares a Roque como su amigo Nelson Haedo también es de los que se quedan y lo hizo también esta vez, por lo menos a saludar. En esta oportunidad estábamos en directo con el programa Los Analistas y recordamos haber dicho: “Se puede,  y lo acaba de demostrar un grande”. Con respeto, cada uno en su lugar y en su momento, estos breves contactos hacen que el hincha vea y escuche a sus ídolos, nada más. Rodrigo Rojas también lo había hecho en el clásico anterior, tá bueno eso.

No es necesario hacer una reproducción y ni siquiera un resumen de lo dicho por Roque porque el material está en la página digital, simplemente nos parece importante remarcar algunos de los puntos enfocados con los que, además, estamos plenamente de acuerdo pero que, desde luego, adquieren mucha mayor fuerza y relevancia cuando son dichas por alguien como él.

Por ejemplo, en lo estrictamente futbolero, cuando, en el tono descontraído utilizado durante toda la entrevista tiró un “palito” que pudo haber pasado desapercibido pero que nos llamó la atención.

Consultado por qué sintiéndose tan bien, rindiendo como lo está hoy, bien en lo físico y técnico, decidió dar un paso al costado y renunciar a la selección dijo, palabras más o menos que “ya fue suficiente eso de ir simplemente para apoyar a los más jóvenes, yo quería jugar”. Más claro, agua y tiene toda la razón, ¿para qué llamar a alguien supuestamente como jugador cuando que en realidad la idea del técnico es que este jugador, del rubro de los históricos, esté apenas como un consejero, como un papá guazú?

Lo mismo pensamos de jugadores como Sergio Díaz o Christian Paredes de quienes se habla como convocados para que estén, para que convivan con el ambiente de selección y que son el futuro de la albirroja. Hoy, nos parece que no es momento de mirar al futuro sino al presente y si Christian y el “Chico” están en los planes para lo que se viene por eliminatorias, perfecto; de lo contrario, no tiene sentido.

Otro punto, delicado por cierto pero sobre el que Roque fue claro tiene relación con la excesiva ansiedad de los jugadores jóvenes por ganar plata rápidamente dejando de lado la parte deportiva. También de acuerdo. Hoy en día los jugadores alcanzan rápidamente un buen pasar, llegan a un buen sueldo sin mucho esfuerzo y entonces se aburguesan, se acomodan y pierden, si es que las hubiesen tenido, las ganas de ganar algo importante en el plano deportivo. Y decíamos que el tema es delicado porque uno entiende a aquellos jugadores y sus familias que de pronto se ven ante una valija llena de dólares o euros y ¿cómo decirles que no acepten la oferta?, lo triste es cuando teniendo capacidad para jugar en medios superiores aceptan la primera oferta y van a plazas no tan importantes.

Finalmente, para esta columna, entre tantos temas tratados en la entrevista, Roque se refirió a esta nueva generación de jugadores que vive pendiente de los celulares y las redes sociales.  Palabras más o menos, ya dijimos que esta no es una reproducción literal, dijo Roque: “Yo no sigo las redes sociales pero sí veo que los chicos hoy están muy pendientes de sus celulares y lo que circula en las redes y eso no es bueno, muchas veces te condiciona, te afecta. Uno no puede vivir de acuerdo a lo que ocurre en las redes sociales, uno debe tener en claro su vida, qué es lo que quiere y por dónde va para conseguir sus objetivos”. Más claro, agua. Lamentablemente estas redes no han contribuido a mejorar a la raza humana. No somos mejores y es triste ver a la humanidad subordinada a un aparato y un sistema tecnológico e informático que así como en un 10% ayuda a la información y al contacto con personas con las que uno quiere o necesita estar contactado en un 90% lo que hace es generar conflictos, sembrar cizaña, difundir el mal, expandir la imbecilidad. Es como con el agua: por un lado las cañerías de agua limpia y por el otro las redes cloacales.

Está bueno que un tipo como Roque pueda tirarle este mensaje a los jóvenes, jugadores de fútbol o no, vale para todos. Ahora sí, ¿se acuerda que quedaba pendiente aquello de “…y en segundo lugar…”? Pues bien, en segundo lugar la ida de Roque al programa que esa tarde fue “Roque&Gol” fue un tsunami porque nunca antes tanta gente se había agolpado en las afueras del estudio y de la radio esperando la salida del ídolo. Hubo gente de la propia emisora que dijo “soy cerrista pero me voy a quedar a pedirle una foto a Roque” y mucha de la gente que vino dijo lo mismo, había personas de distintos clubes, todos con la misma admiración.

Y es que Roque ya pasó esa barrera, hace mucho y por méritos propios.

Como jugador y persona Roque es un ejemplo más allá de las camisetas.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

18/06/17 16:13

Se va a fin de año

15/06/17 13:14

Hasta fin de año

13/06/17 14:05

Puede ser...

24/05/17 20:30

Así es Roque

21/05/17 21:39

18 años después…

21/05/17 20:30

19 años después…

21/05/17 19:19

Un regalo del cielo