Opinión

Dos grandes saltos hacia el futuro

La selección paraguaya ha finalizado, como las demás selecciones sudamericanas, su participación en el primer combo de las eliminatorias (permítanos seguir llamándolas así, somos del viejazo y sabemos que, de un tiempo a esta parte ha surgido lo de “clasificatorias” que no está mal y hasta quizás sea un concepto más correcto pero déjenos serle fiel a las viejas y queridas eliminatorias).
18/10/20 - 21:15
  • El once inicial de la Albirroja ante Venezuela. Foto: APF.
    El once inicial de la Albirroja ante Venezuela. Foto: APF.
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

Los cuatro puntos sumados debemos tomarlos como un saldo positivo en lo estadístico por más que no se hayan cumplido de la manera en que, para nosotros erróneamente, se hacen los cálculos a la hora de analizar posibilidades y que es poniendo sobre la mesa el hecho de ser local o visitante.

Usted, amigo lector, sabe que desde esta columna siempre hemos manifestado nuestro desacuerdo en eso de analizar localías o “visitantías” y hoy más que nunca porque en ninguna cancha del continente se jugará con público, al menos hasta que se disponga lo contrario. Vale decir, un argumento menos para aquellos que dicen que “el público juega”, cosa que no es cierta. Sí, en determinado momento puede insuflar algo de ánimo pero así mismo si las cosas no van bien en los primeros minutos comienzan los abucheos, las silbatinas, los murmullos y lo que había comenzado como aliento se convierte en presión y, en muchos casos, hasta en amenazas a los jugadores locales con cantitos que van desde el famoso “Pooonga hueeevooo…” hasta otros más espesos.

Pues bien, nosotros empatamos en casa propia y ganamos en casa ajena y en la segunda ronda eliminatoria Paraguay ganó en Venezuela, Brasil ganó en Perú y Argentina ganó en Bolivia mientras que Chile solamente pudo empatar ante Colombia; el único local que ganó fue Ecuador ante Uruguay. Si fuera tan simple lo de las localías cada selección terminaría las eliminatorias con 9 partidos ganados y 9 perdidos y eso nunca ocurrió.

Valoremos, entonces, estos cuatro puntos porque nos permiten arrancar el camino a Catar ubicándonos en la zona de clasificación (hoy estamos cuartos en la tabla).

Llega ahora el primer momento de utilizar la criba de tal manera a separar lo bueno de lo malo, las virtudes de los defectos. Para resumir nuestra opinión podríamos decir que nos ratificamos en lo dicho en la columna anterior, luego del partido ante Perú: “La partitura está, ahora hay que elegir los músicos”. Somos muy previsibles a la hora de atacar. Nos falta un jugador “distinto”, un fantasista como Merlini, Claudio Aquino (sí, son argentinos, simplemente marcamos sus características de juego), William Mendieta o Jorge Recalde o “chuleadores” como Camacho o Domínguez. De los llamados, el “enganche” pudo haber sido Alejandro Romero.

Y, a la hora de defender un resultado, no podemos recurrir a meter ocho centrales y siete volantes de contención. Ahí es cuando se debe ver el trabajo para defendernos haciendo uso de esa capacidad de posesión de la pelota.

Hasta ahí, lo que podría ser un resumido análisis de lo que dejó este primer combo, un análisis normal, digamos.

Sin embargo en lo que queremos hacer hincapié es en el enorme adelanto que hemos hecho, en nuestra opinión, en dos puntos que ya no deberían admitir retrocesos y que son: 1) podemos y sabemos tener la pelota y 2) podemos jugar con dos laterales “de verdad”, no con centrales disfrazados de laterales.

El primer punto es importante porque siempre nos hemos preguntado desde esta columna el porqué de nuestra eterna resignación a ver como los rivales, cualesquiera que fuesen, toquetearan el balón ante nuestra total impotencia. Corríamos detrás de la pelota y, si la conseguíamos, no la podíamos retener; dos o tres pases y ya la perdíamos. A Perú y Venezuela le sacamos el balón, lo tuvimos nosotros y ni peruanos ni venezolanos “nos regalaron” la pelota; no fue falla de ellos, fue mérito nuestro.

Cumplido ese primer y fundamental paso, el de tener la pelota, debemos pasar a una segunda etapa que nos está costando y que es el sacarle el jugo a esa posesión. No hacemos daño, no inquietamos al rival, no generamos situaciones de gol en proporción a la tenencia. Una materia a ser corregida con urgencia porque se viene un rival como Argentina y, en caso de lograr ese primer paso, el de sacarle la pelota, será un pecado no hacer sentir eso en la red albiceleste.

El segundo punto nos llena de alegría porque ha sido una larga y dura lucha. Vaya uno a saber por qué los paraguayos siempre hemos admirado a los laterales brasileños, sobre todo, pero también a ecuatorianos o colombianos o chilenos y, sin embargo, a la hora de armar nuestras selecciones nos negamos a la utilización de laterales de oficio y, las pocas veces que los usamos, es como que se les prohíbe subir ya sea con pelota a sin ella, a buscar el pase en profundidad.

En este primer combo, más allá de los errores que se le achacan a Riveros en los goles peruanos, lo de Espínola, por derecha y Riveros, por izquierda, fue muy bueno. Espínola hizo las tres asistencias en los goles paraguayos y Riveros demostró que a la hora de subir sabe y mucho. A falta de creación en el mediocampo lo de los laterales paraguayos fue de primer nivel y, ojalá así sea y no tiene por qué ser de otra manera, esto se mantenga. Démosles confianza, démosles la cobertura necesaria pero no les cortemos esas subidas que tanto bien le hacen a este equipo.

Cuando el 20 de julio de 1969 el astronauta estadounidense Neil Armstrong ponía un pie sobre la superficie de la Luna expresaba su sensación con las siguientes palabras que han quedado grabadas en la historia: “Es un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”.

Parafraseando a Armstrong podríamos decir que los cuatro puntos sumados por la selección han sido un gran primer paso pero, en nuestra opinión, el haber comprobado que podemos ser dueños de la pelota y que podemos jugar con dos laterales significan dos grandes saltos hacia el futuro.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

17/11/20 19:13

Arranca Óscar

17/11/20 17:48

Regalo de cumpleaños

17/11/20 12:26

Victoria en casa

17/11/20 8:55

Efectividad al 100%

17/11/20 8:47

Números amplios

17/11/20 8:41

Gritos inolvidables

17/11/20 8:31

Saben de esto

17/11/20 8:22

Todo igual