Opinión

La impecable primera rueda del Decano

Olimpia, invicto e indiscutido líder

De principio a fin el Apertura 2018 tuvo a la franja negra como principal protagonista. Con picos muy altos de buen rendimiento y también con los altibajos propios de un equipo al que ya todos comienzan a jugar a matar, el Decano cerró una primera rueda orillando la excelencia en puntos. Acá analizamos las claves del equipo de Garnero, invicto e indiscutido líder.
12/04/18 - 22:17
  • Olimpia, líder invicto del Torneo Apertura 2018.
    Olimpia, líder invicto del Torneo Apertura 2018.
Por Adán Paniagua
adan.paniagua@tigo.net.py

Con 27 puntos, 8 victorias, 3 empates, 0 derrotas, 27 goles a favor y solo 10 en contra y una efectividad del 82 por ciento, Olimpia cerró una primera vuelta orillando la perfección. El Decano dominó de principio a fin el Apertura 2018 en su primera parte y es indiscutido líder de un certamen con una altísima producción ofensiva y una regularidad muy buena en varios equipos.

Daniel Garnero supo plasmar en el Franjeado lo que ya mostró estando en Sol de América y también en el Guaraní campeón del 2016. El Decano mantuvo niveles muy altos en cuanto a lo futbolístico en varios pasajes del torneo con mucha contundencia y cuando bajó su rendimiento, encontró muchísima solidez en el arco.

La tempranera eliminación copera terminó beneficiando a un plantel que no era tan largo como se pensó al principio. Las lesiones de Carlos Rolón, Orlando Gaona Lugo, Roque Santa Cruz, Santiago Rosales, Óscar "Chuiquito" Giménez y el problema personal de Rodrigo Burgos terminaron desnudando falencias de un equipo que, si bien encontró su columna vertebral rápidamente, sufrió en sectores importantes en su estructura. Hasta se tuvo que romper el cristal de emergencia y apelar a los goles de un Jorge Ortega que en los planes estaba para el Clausura recién.

En algunos casos bien y con mucha autoridad, en otros con lo justo, Olimpia le ganó a rivales directos y a los complicados y supo salir bien parado en las tormentas en las que les tocó entrar. Le ganó a Cerro, Libertad y Guaraní, goleó a los recientemente ascendidos, levantó un 0-2 en Luque contra Luqueño y un 0-3 ante un Sol de América demoledor y en ambas ocasiones hasta pudo haber ganado. Con el otro invicto, Nacional, estuvo golpe a golpe y supo salir con vida para rematar la faena con lo justo ante el Gumarelo y una victoria que le permite extender su ventaja en la cima.

Pero… ¿en qué basó el Decano su éxito hasta ahora?

Decíamos que Garnero encontró la columna vertebral. Alfredo Aguilar es figura excelsa bajo los tres palos, en el mediocampo Richard Sánchez se corre todo y es capaz hasta de recuperar el Chaco robado por los bolivianos y, en ofensiva, Néstor Camacho y William Mendieta se repartieron el protagonismo, los goles, las asistencias y cada vez que aparecen hay magia.

Podemos hablar rendimiento tipo electro cardiograma, comenzando de buena forma el torneo con el equipo paralelo ante Independiente, ganando de buena forma a General Díaz ya con los titulares, el primer altibajo en Luque y luego el repunte y despegue definitivo goleando a Guaraní, a Santaní en dos días, ganando el clásico y nuevamente goleando también al 3 de Febrero en el Este. Allí tocó su pico más alto el equipo de Garnero mostrando una terrible contundencia y, cuando los goles no aparecieron, saltó la figura de Alfredo Aguilar.

Llegó el polémico empate con Sol, la ajustada victoria ante Capiatá, el empate ante Nacional y el trabajoso triunfo ante Libertad en juegos donde se terminó desnudando el talón de Aquiles del equipo: su defensa. La dupla de centrales compuesta por Patiño y Leguizamón después de ya toda una vuelta no consigue ofrecer la seguridad al cien por ciento que se espera. Los laterales colombianos suman buenas y malas, aportan los suyo en ofensiva, pero a veces su cuota en la defensa que un poco pendiente. A ellos se le suma un Ricahrd Ortiz al que a veces le cuesta ocupar el lugar de un Rodrigo Burgos que había arrancado de muy buena forma el año.

Los mismos Mendieta y Camacho, sumados a Montenegro y la falta de un regular sub 19 que ahora parece haberse encontrado en Fernando Cardozo, tuvieron sus picos muy altos en la mitad del juego, pero en las últimas presentaciones han decaído, pero lo supieron maquillar con goles fundamentales, especialmente el “7”, que en la definición está implacable.

Como lo dijo el propio DT, si el equipo está bien es muy difícil que se le pueda ganar. Suma la seguridad de Aguilar, la eficacia de Sánchez y la contundencia de Mendieta y/o Camacho con todas sus luces y el Decano es de temer y, aún cuando no se conecten las tres piezas, al franjeado le basta hasta ahora para ser el único invicto e indiscutido líder.

Medio camino está hecho, el Expreso pica en punta y ahora deberá ratificar lo bueno de este primer recorrido, con plantel completo recuperado y con las pilas cargadas, en una parte del campeonato en donde será, como siempre ha sido, el más odiado del baile.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

12/05/18 20:43

El uno x uno de Olimpia

12/05/18 20:36

A los pelotazos

12/05/18 20:08

En las pequeñas cosas

12/05/18 17:30

La pesadilla de Churín

12/05/18 15:12

Decano confirmado

12/05/18 14:31

Ya es un clásico

12/05/18 13:00

Intenso y vertical

Encuesta

¿Quién se quedará con el clásico N° 300?