Opinión

La tecnología atenta contra la futbolcracia

26/12/16 - 09:26
  • Fútbol.
    Integrantes del staff de árbitro-video.
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

El año que se despide le deja al fútbol la irrupción –de la peor manera posible, dicho sea de paso- del árbitro de video. Un engendro probado oficialmente nada menos que en un mundial de clubes. Por suerte, para que todos veamos los papelones.

Lejos de lograr aquello que los que están a favor de ella sostenían, la tecnología en el fútbol no solamente no logró un consenso en sus decisiones sino que, al contrario, sirvió para incrementar la polémica, quizás lo más sagrado que tiene el fútbol.

La primera jugada en la que la tecnología sirvió para que un árbitro reviera una decisión o, en este caso, tomase una gracias al aviso de sus compañeros de equipo -tres árbitros que, sentados en una cómoda sala con aire acondicionado y vaya uno a saber cuántas cámaras pueden ver las veces que quieran o necesiten una imagen para corroborar alguna cuestión que les haya dejado dudas- generó muchas más dudas que certezas.

Por empezar, la jugada tuvo un más que interesante grado de complejidad debido a que si bien no se discute el penal cometido por el jugador del Nacional colombiano sí se discutió mucho la posición, claramente adelantada, del jugador japonés que recibió la falta.

Para nosotros, debió haber sido marcada la posición adelantada porque si bien el japonés no llegó a tomar contacto con la pelota sí fue a buscarlo y en ese intento recibió la falta. ¿Es justo, va con la esencia del fútbol, premiar a un jugador que inicia una jugada en posición ilegal?. Para nosotros, no. Y la misma opinión la tuvo el ex árbitro Ángel Sánchez, hoy comentarista de la cadena Fox Sports, cuyas declaraciones usted, amigo lector, puede encontrarlas en internet. Curiosamente, en el gremio arbitral hubo la misma división de opiniones al respecto de esta jugada.

 

Ocurre que entre las cuatro acciones de juego que podían ser revisadas por el árbitro de video (que en realidad son tres árbitros de carne y hueso, sentados en una confortable sala con aire acondicionado o calefacción, con decenas de pantallas recibiendo imágenes desde todos los ángulos posibles).

Después de la polémica surgida la FIFA tuvo que emitir un anexo donde ya se puede revisar la posición de fuera de juego a través del videoarbitraje. Por lo tanto en las semifinal de Nacional – Kashima  hubiese estado prohibido que el colegiado recurriese al vídeo para decidir la posición de un delantero pero a partir del partido de Real Madrid – América sí se podría.

He aquí que al partido siguiente el equipo arbitral compatriota encabezado por Enrique Cáceres fue víctima de este procedimiento humano/tecnológico cuando en una jugada de Cristiano Ronaldo ante el América de México el  portugués aprovechó un pase de James Rodríguez para marcar el segundo gol del Real. Cáceres dio el gol por válido pero luego se generó una confusión porque el árbitro, haciendo una señal que fue la novedad del torneo, dibujó en el aire un rectángulo simulando un televisor e indicando que la jugada había sido revisada por una supuesta posición adelantada que jamás existió.

El pobre Cáceres, que había marcado correctamente el gol, debió volver atrás con gestos anulando el gol pero, inmediatamente, cambió de dirección de nuevo y marcó el gol. El propio Cristiano no sabía si festejar su gol o no. Un papelón en el que los árbitros de video quedaron en ridículo y generaron una situación de innecesaria confusión y, encima, resultó que el árbitro “normal”, el que está en la cancha había tenido razón y los tres árbitros ejecutivos habían metido la pata desde la comodidad de su súper sala, similar a la NASA.

 

Con respecto a la primera jugada, ¿cómo es posible que se premie a un jugador que arranca una jugada en posición adelantada?. El partido continuó por al menos un minuto y medio, ¿qué pasaba si se producía un penal a favor del Nacional y allí le avisaban al árbitro lo del penal en el área opuesta?, ¿se anulaba ese penal y se pateaba el anterior?, más aun, ¿qué pasaba si en ese lapso el Nacional marcaba un gol?¿valía?¿por qué no habría de valer si el juego siguió de manera normal?. Dado el tiempo que llevó la revisión y el aviso al árbitro, ¿qué pasaba si la jugada se producía en el minuto final del partido y el árbitro pitaba el final con una jugada tan importante siendo todavía revisada?

En la jugada del siguiente partido, ¿cómo puede ser que tres árbitros, sentados cómodamente en una confortable sala, con tantas cámaras a su disposición se equivocaran de la manera en que lo hicieron?.

 

Sin duda, cuestiones a ser analizadas. Sin embargo,amigo lector, para nosotros todo esto del protocolo, todo esto de las confusiones, todo esto que tiene que ver con cuestiones técnicas y de aplicación no representa lo más importante.

 

Para nosotros, lo más importante tiene que ver con aquello que alguna vez hemos definido como futbolcracia y que tiene que ver con defender todo lo que de democrático e igualitario tiene el fútbol, tal vez el único lugar –y realmente no conocemos otro- en el que el pobre puede ganarle al rico, el chico puede ganarle al grande.

El fútbol ha sido siempre igual en todo el mundo. Si hiciésemos el juego/ejercicio de borrar el entorno, de borrar los estadios, el cemento que rodea a los campos de juego y dejásemos solamente las canchas veríamos que, metros más o menos, empastados mejores o peores, la cancha del Pilcomayo sería la misma que la del Bayern Múnich, que la de Trinidense sería igual a la del Barcelona.

 

Supongamos que la FIFA dijera que, a pesar de los papelones oficiales en estas pruebas que todo el mundo vio, el árbitro de video deberá ser implementado. Después de haber visto lo que vimos, las instalaciones, el equipamiento, todo lo que se necesita para poder implementar este sistema, desde lo humano (tres árbitros más) y lo tecnológico estamos seguros que los Bayern Múnich,  Manchester United, Juventus, Real Madrid, Barcelona y clubes de este nivel podrían instalar sus súper salas al día siguiente.

Aquí Olimpia y Cerro podrían hacerlo, Guaraní y Libertad, también, Nacional y Sol también. OK. La pregunta es, ¿y Trinidense, y el Independiente de Campo Grande, y General Díaz y tantos clubes tan dignos desde lo deportivo pero a millones de kilómetros ( y euros) de distancia de los primeramente citados?. Y no nos quedemos solamente con los clubes modestos  del Paraguay sino de todo el mundo porque en la propia Europa habrá países y clubes a los que esto del árbitro de video les quedará muy lejos.

Y si, en cada país, bajásemos de la principal división a las otras la situación merecería, como mínimo, una mueca irónica.¡¡¿¿Qué posibilidad tendrían los clubes de estas divisiones??!!.

 

Esa, amigo lector, es nuestra principal preocupación. De verdad, para nosotros el fútbol va hacia una equivocada elitización abriendo una peligrosa e indigna grieta entre ricos y pobres.

Para nosotros, la tecnología atenta contra la futbolcracia.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

14/12/16 12:39

La FIFA explica

11/01/17 21:15

Beneficio para todos

10/01/17 8:51

Lugar para todos

09/01/17 15:55

Imperio CR7

27/12/16 13:15

De Sol A mérica

22/12/16 20:39

Convocado para el Mundial

18/12/16 15:58

Toca el cielo