Opinión

De la certeza a la incertidumbre

Hasta hace poco, todos nos llenamos la boca halagando a Guaraní. Es que había hecho méritos suficientes: fútbol intenso, defensa sólida, un mediocampo y ataque envidiables caracterizaban al equipo de Gustavo Costas, que fue el primero de los paraguayos en pasar a la fase de octavos de final de la Conmebol Libertadores.
23/11/20 - 16:18
Por Carlos Díaz
carlos.ayala@tigo.net.py

Firme candidato a quedarse con el título del Apertura, se fue estacando por el camino, resignando puntos ante rivales de menor presupuesto. Pero los grandes resultados ante equipos como Olimpia, Cerro o Libertad mantenían la ilusión aurinegra, por más que el final terminaba siendo el mismo de siempre.

El prematuro pase a los octavos de la Libertadores, remando desde la primera fase, la victoria en La Paz ante Bolívar y las llegadas de Cecilio Domínguez y Antonio Marín, figura en Guaireña, volvían a postular al equipo de Costas como uno de los aspirantes al título del Clausura. Todo esto sumado al buen momento de Bautista Merlini, José Florentín o el mismo Raúl Bobadilla. Guaraní tenía todo para conseguir una nueva estrella.

La presencia de Domínguez en el plantel era muy tentadora, hasta el punto de que Costas apostó por cambiar el esquema que le había dado tantos réditos en el primer semestre (el 4-3-3), resignando a un volante de marca, a veces Jorge Morel, en otras ocasiones a Rodrigo Fernández o al propio Florentín, para darle un lugar a la nueva incorporación del Austin FC de la Major League Soccer.

La derrota en el inicio ante Sol de América dejó muchas dudas, ya que al principio, el tridente Merlini – Bobadilla – Domínguez había generado muchas expectativas que nunca terminaron por confirmarse.

Otra vez un buen resultado (un empate) ante un grande, en este caso el último campeón, Cerro Porteño, generaba mucha ilusión con lo que podía ofrecer Guaraní a lo largo del campeonato. El tiempo demostraría lo contrario.

Llegó River para tirar por el piso eso, no solo por la derrota, ya que en cuanto a juego lo del Indio había sido muy pobre. La victoria ante General Díaz calmó las aguas, sin embargo, una nueva frenada ante Nacional, con dos hombres más en cancha, activó definitivamente la preocupación.

Así fue caminando Guaraní en este Clausura: ganándole con mucho apuro a San Lorenzo, maquillando la realidad, pero volviendo a caer en la siguiente fecha ante 12 de Octubre, encendiendo todavía más la alarma, teniendo en cuenta que está fuera de zona de clasificación a los playoffs y tiene en el camino a dos aspirantes como Libertad y Olimpia, con solo cuatro rondas por disputarse.

A pesar de no encontrar respuestas, Costas ha insistido con un planteamiento improductivo, que además le quita protagonismo a su mejor jugador, Bautista Merlini, y al que aparentemente no está dispuesto a dejar de lado.

Las preguntas que circulan son: ¿qué pasó de ese Guaraní intenso, con buen fútbol y despliegue que ilusionó al principio del 2020? ¿podrá el equipo de Gustavo Costas meterse entre los ocho mejores del Clausura o terminará lamentando un experimento que hasta ahora no ha dado resultados positivos?

Lo cierto es que hoy el hincha de Guaraní cambió esa sonrisa de oreja a oreja que le había dado el equipo al inicio de temporada, por constantes desilusiones y muchas dudas por lo que pueda pasar de aquí a final de año, pasando del certeza a la incertidumbre en un santiamén.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

19/12/20 22:24

Lo ideal

17/12/20 14:44

Voz de Cacique

11/12/20 23:02

Para cada uno

06/12/20 23:15

Orgulloso de su equipo

29/11/20 23:31

Aprobación total

21/11/20 20:56

Todo nuestro

16/11/20 23:19

Cuesta embocarla

12/11/20 22:13

Con bronca