Opinión

Gracias Teledeportes, bienvenido Tigo Sports

31/01/14 - 18:17
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

 

¿Cómo se rebobina un "CD"? ¿Existe todavía, no en el diccionario normal sino en el argot periodístico, la palabra "rebobinar", o desapareció junto a los cassettes?

 ¡Ja! Rebobinar era todo un tema, un clásico, amigo lector, sobre todo en épocas de vacas flacas. Los cassettes duraban media hora, 45 minutos o una hora. Había de mayor duración pero no eran garantía de calidad; se soltaban con facilidad y eso, para un periodista, significaba lo que hoy sería perder toda la información guardada en un "pendrive". Se rebobinaba apretando "rewind" en los pesados y enormes grabadores a teclas o -y esto sí era un clásico- se recurría a una birome y se hacía rodar el cassette como si fuera una matraca hasta que la cinta volviera al origen.

¡Qué tiempos, la pucha! De redes sociales de verdad, de compartir con los colegas, de hablar en la mesa, de mirarse al hablar sin bajar la vista para chatear, de contar una anécdota tras otra, de compartir parrilladas completas de c…se de risa.

Buenos tiempos, sí, pero no somos de aquellos que viven del recuerdo o repitiendo que "lo de antes era mejor". Son épocas, son momentos y simplemente vino a cuento esto porque ante lo que está ocurriendo con Teledeportes y Tigo Sports la palabra, el concepto "rebobinar" llegó enseguida a la mente.

Hoy que Teledeportes cierra sus puertas para abrir de par en par las de Tigo Sports es imposible evitar volver a aquel 1999 en que una empresa argentina, Clarín, apostó al fútbol paraguayo. ¿Vio la posibilidad de un negocio? Sí, desde luego. Pero la idea, el norte de la empresa no se limitó nunca a lucrar sino que, al contrario, desde el primer momento trabajó en cada uno de los sectores que hacen al fútbol para que podamos mejorar. Además, el negocio estaba allí, para todos pero, claro, había que invertir, había que apostar, había que jugarse… y aquí nadie lo hacía. Las canchas paraguayas, que aparecían anaranjadas en la pantalla como si fueran canchas de tenis de polvo de ladrillo, fueron cambiando con empastados completos y bien cuidados por sistemas de riego automático, lo mismo ocurrió con los vestuarios en cada estadio, con los accesos y salidas de los equipos directamente del ómnibus al vestuario y viceversa, en fin, detalles que fueron jerarquizando de a poco a un fútbol que ha tenido siempre a grandes jugadores.

Con todo esto los campeonatos locales también fueron ganando en interés y expectativa. Los dos grandes siguieron y siguen siendo los que mueven a las masas futboleras y, desde luego, son siempre candidatos al título pero a ellos se han sumado, al mismísimo nivel en lo que hace a objetivos importantes, clubes como Libertad, Nacional y Guaraní, más un Luqueño que con altibajos siempre es protagonista. Hoy, además, se ha roto aquello de los clubes que ascendían para descender inmediatamente. Hoy no solamente llegan para quedarse sino que - ahí están General Díaz y Capiatá- lo hacen para competir en serio llegando a las copas internacionales.

Desde aquel '99 para acá el fútbol paraguayo ha crecido, en todo sentido, y Teledeportes ha formado parte de ese crecimiento, con sus propias falencias técnicas y humanas, desde luego, pero apostando siempre a un fútbol paraguayo mejor, dentro y fuera de la cancha.

Teledeportes fue, además, una gran escuela para muchos compañeros de distintas secciones que hacen al funcionamiento de una empresa de televisión a los que hoy vemos ascendiendo a base de esfuerzo, talento y perseverancia y gracias a que la empresa siempre ha hecho hincapié en la capacitación y el progreso de su gente. Y desde el primer momento de este largo andar de 15 años hubo siempre un sueño en común: el de tener un canal propio que no solamente transmita fútbol sino que transmita deporte, en general, todos los deportes.

Hoy ese sueño deja de serlo para convertirse en realidad y -aunque con otro nombre empresarial- el espíritu sigue siendo el mismo, la apuesta sigue siendo la misma, el ideal se mantiene.

Fue muy lindo compartir la noche de lanzamiento del canal con dirigentes y deportistas de otras modalidades y sentir en ellos la emoción de ver que a partir de ahora sus deportes tendrán una puerta abierta al gran público. Fue muy emotivo compartir con los compañeros de aquella primera camada y con los más nuevos este momento, de por sí histórico. Sabíamos, todos, que estábamos escribiendo la última página de una hermosa historia y sabíamos también que, a partir de ese momento, empezábamos a escribir otra. Veíamos la realización de un sueño que ahora pasa a ser un inmenso desafío así como también una muy importante fuente de trabajo y de oportunidades para mucha gente.

Cuando llegó el momento del brindis nosotros levantamos la copa pensando en usted, amigo lector y televidente, agradeciendo por tantos años de fútbol compartido. Agradecimos cada una de sus críticas hechas de buena fe y con respeto al mismo tiempo que, desde luego, damos por válidas las críticas injustas o de mala fe, los insultos institucionales, colectivos, coyunturales o particulares; forman parte de las reglas de juego y, en el fondo, todo sirve, sabiendo hacer el cedazo correspondiente siempre habrá algo que quede y sirva para ayudar a mejorar.

Brindemos, entonces, juntos por un hecho concreto: el deporte paraguayo ya tiene su propio canal de televisión que se reflejará, además, en esta nueva página digital. Que lo disfrute, amigo lector y televidente.

Está hecho para usted, está hecho para los deportistas, ya sea para aquellos protagonistas, los que practican y compiten como para quienes aman al deporte en general y gozan viendo modalidades ajenas al fútbol que hasta ahora tenían poco o ningún espacio en la televisión. Desde afuera, usted será el gran privilegiado, como debe ser, desde luego.

Desde adentro, no nos queda más que decir: gracias por todo Teledeportes, bienvenido Tigo Sports.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN