Opinión

Es la hora de unir posesión y agresividad

Si hay palabra/concepto que se ha ganado un lugar destacado en conversaciones, debates, polémicas, charlas , conferencias, seminarios, ere erea, sobre fútbol esa palabra /concepto es posesión.
04/10/21 - 17:22
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

Llevada la palabra/concepto a la cancha surgen inmediatamente las imágenes del Barcelona de Messi, Xavi, Iniesta y compañía , un equipo que llegaba a humillar -sin ser esta la intención- a sus rivales de turno así se trataran de pequeños equipos españoles o de grandes potencias europeas. El tiki tiki, tiki taka, taka taka o con la onomatopeya que usted prefiera, amigo lector hacía de la posesión su gran virtud y cuando al final de los partidos salían las estadísticas del juego dicho rubro marcaba, como mínimo, un 70% contra 30%. 

Ver jugar a ese Barcelona era un placer porque, y aquí viene el "pequeño" detalle, esa posesión era solamente una manera de hipnotizar al rival, de amilanarlo hasta sentirse casi impotente para luego demolerlo a goles. Como el boxeador que golpe a golpe va dibujando el nocaut final. Hoy, ese Barcelona ya no existe -el último de los mohicanos era Messi y ni siquiera él quedó- pero su legado ha quedado no solamente en la memoria y en el recuerdo, como algo abstracto, sino como algo tangible, palpable, visible en el juego del 90%  de los equipos de todo el mundo. Desde la intermedia de Paraguay hasta la Champions League uno puede ver a equipos que tratan de salir jugando desde su propia área. Tanto es así que, también desde nuestra Intermedia hasta la Champions, uno ve situaciones en las que, por querer salir jugando, se producen errores que terminan con el rival apoderándose del balón ante una defensa abierta y un arquero indefenso. Obvio, el resultado final es un gol que hace que uno diga que hay que saber cuándo “rifar” una pelota, que no hay que exagerar en esto de salir jugando per la idea está tan instalada que estas jugadas siguen ocurriendo.

Claro, hay equipos más verticales, más directos pero incluso estos buscan hacer uso de la posesión para tratar de encontrar los pases filtrados, en profundidad. De hecho, ya señalamos que el mismísimo Barcelona simulaba un toqueteo intrascendente para, de repente, cambiar de ritmo y llenar la canasta adversaria.

Berizzo ha tratado de inculcar en la selección la importancia de la posesión de la pelota y lo ha conseguido yendo a contramano de lo que ha sido la manera de jugar de nuestras selecciones. Como nunca antes, hemos tenido más la pelota en nuestro poder ante rivales como Perú o Argentina pero esta superioridad en la posesión no se ha hecho sentir allí donde duele y sirve que es el arco rival. Hemos tenido la pelota pero no hemos hecho daño, lo cual es un pecado.

El último partido, ante Venezuela, mostró a una selección paraguaya distinta que a la hora de ir a buscar el resultado lo hizo de manera agresiva, presionando bien arriba, asfixiando al rival. Lo logró y lo mismo ocurrió en el segundo tiempo pero a la hora de saber jugar con el resultado a favor no supo hacer esa tarea de posesión que, aquí sí, hubiese sido útil y necesario.

Se viene un lindo combo, como todos, en verdad. Desde esta columna creemos que se pueden ganar los tres partidos o, al menos, sacar 7 de los 9 puntos, dicho esto desde la objetividad de haber visto jugar a nuestra selección manejando bien la pelota, en la mayoría de los partidos, y siendo agresiva y contundente, como ante Venezuela

De esto, entonces, se trata, amigo lector. Es la hora de unir posesión y agresividad.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

10/10/21 23:47

Cinco minutos fatídicos

07/10/21 23:17

Controlado

06/10/21 22:55

Tiene la fórmula

24/09/21 17:54

Con retornos

07/09/21 18:34

Sin muchas pistas

15/10/21 10:22

Escalones abajo

14/10/21 22:20

Se cortó el vínculo

14/10/21 8:47

Con retornos