Opinión

El triste aniversario del Estadio Comuneros

26/01/17 - 15:24
  • Estadio Comuneros.
    Don Pedro García, el padre del Periodismo Deportivo Paraguayo, y el querido Pedrito Manuel García, su hijo, propulsor y hacedor principal de "El Comuneros Vive".
Por Horacio Galiano
hgaliano@tigosports.com.py

El mítico estadio Comuneros está de aniversario. Lo recordamos hoy de una manera triste. Tristísima.

Se cumplen 39 años de haber sido borrado de la faz de la tierra. A punto de cumplir 4 décadas de una desaparición lamentable, injusta, inexplicable.

El Estadio Comuneros, está más que visto y claro, no se merece este país. No se merece a gente sin escrúpulos ni a los actores políticos que también en este ámbito han dejado su sello de inacción en su ámbito de desenvolvimiento, inutilidad e insensibilidad humana.

Otrora epicentro de los más importantes y encumbrados acontecimientos ligados a la sociedad paraguaya, a nivel de espectáculos artísticos y deportivos, hoy por hoy sigue siendo víctima del estado de quietud de los nombres, mujeres y hombres que se han metido en el camino brindando más de lo mismo: Muchas veces desde la comodidad del despacho, o simplemente levantando el tono de voz y el dedo índice, hablando hasta por los codos, vendiendo espejitos, para después ser tragados literal y prácticamente por una regla de la vida: Todo pasa, todo fluye. Todos pasan. Todos son tragados.

EL BALONCESTO

Ese baloncesto que amamos es uno de los que más siente de cerca todo esto. Por la sencilla razón que decir Estadio Comuneros es decir Básquetbol Paraguayo. Sin desmeritar ni dejar de reconocer la identificación que de manera genuina sienten libre y justificadamente otros deportes que, con el paso del tiempo, han sufrido y sufren el perjuicio. Ni más, ni menos.

LA INVOLUCIÓN HISTÓRICA

La historia relata que tras un temporal gigantesco, específicamente un tornado, se vino abajo la estructura que debía constituir el techo del coliseo, también un 26 de enero pero de 1978. En el lugar, todo fue involucionando.  De ser “El Comuneros”, pasó a un montón de escombros, con el tiempo dio sombrita, se volvió una placita en la que las parejas, perdón por el término del viejazo, iban a chapar y palpar sus cuerpos un buen rato, basurero, chiquero y posteriormente el PC de carteristas, craqueros y los chau loco que por allí abundan.

En la actualidad, plaza con dos monolitos y el eco del bullicio popular para los nostálgicos. Las lágrimas que dejan caer los memoriosos y que tienen en la cédula misma el conocimiento de causa respecto a lo que es, implica y significa el Comuneros.

SOCIEDAD, SUCIEDAD

A partir de haberse esfumado como el escenario de hechos y actos socio-culturales y deportivos, se conjugaron muchas situaciones. Pasó, sin pena ni gloria, mucha gente. Paupérrimo poder de gestión, desidia, conformismo. Bah, en pocas palabras, una manifestación pura de lo que es el prototipo del paraguayo que vende humo.

EL EQUIPO CAÑÓN

En lo estrictamente judicial, nadie acató una resolución de la Corte Suprema de Justicia ordenando la restitución del predio.

El Estadio Comuneros se comió una gran cantidad de tipos y tipas a los que hemos votado en algún momento de nuestras vidas, todos aquellos quienes integramos lo que se dio en llamar Pueblo Paraguayo.

Estas personas pueden formar parte, tranquilamente, de tres equipos de básquet y jugar.

Ju-gar. Que es lo que hicieron, de hecho.

Carlos Filizzola, Martín Burt, Enrique Riera, Evanhy de Gallegos, A-a-Arnaldo Samamiego y Mario Ferreiro. Don Mario ya lleva un año como Lord Mayor. Le quedan 4 para ver si hace algo en pos del Comuneros.  La nómina sigue con: Andrés Rodríguez (Q.E.P.D), Juan Carlos Wasmosy, Raúl Cubas, Luis Ángel González Macchi (conste que entre tantas actividades que le identifican fue basquetbolista), Nicanor Duarte Frutos, Fernando Armindo Lugo, Federico Franco y Horacio Cartes.

Liberales, colorados, encuentristas, febreristas, frentistas, tekojojistas, tekoreísistas y todos los integran la inagotable fauna y flora, son iguales. Son idénticos.

Nadie, desde su lugar, hizo las cosas como se deben. Al menos, no de una manera suficiente y justificada para establecer JUSTICIA.

LAS FEDERACIONES UNIDAS

Esperemos que el deporte paraguayo se levante, sea un bloque, se haga sentir. El básquet, que también tiene a sus figuretis y charlatanes, pero a los que el tiempo fue fumigando, Las Artes Marciales, el fútbol de salón, el vóley, el hándbol. En fin, a las federaciones todas que quieran y puedan aportar su granito de arena como lo que son: FEDERACIONES, dejando de lado intereses personales, flashes y entrevistas particulares, para que el TODO sea el que gane este partido que lastimosamente fue a una innecesaria prórroga y que  aguarda el sonido de la chicharra de una buena vez: Para que dejemos de contar y recordar- en fechas como estas- los años que transcurren, sin que el Estadio Comuneros recupere un espacio físico tal y como el que ganó con merecimiento y dignidad, ¡Qué paradoja! Dos aspectos que no se enaltecen, sino que se negocian por estos días. Por eso muuuuchos olvidan que EL COMUNEROS VIVE.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN