Opinión

La actualidad del fútbol paraguayo

El fútbol paraguayo goza de muy buena salud

Ocurre y más aún en el ámbito futbolero, amigo lector, que de pronto se juntan varias cosas, varios temas. La actividad futbolera, tanto a nivel nacional como internacional es cada vez más, intensa y entonces los puntos que uno puede abordar desde una columna van sumándose.
26/10/16 - 17:01
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

Por ello, antes de entrar en el tema central no queremos dejar de citar al menos dos tópicos que por sí solos merecerían un abordaje mayor. Uno, nos muestra la cara fea del fútbol aunque de manera positiva y el otro, el que tiene las características de aquello que nos gusta destacar.

Lo negativo pero con un aire positivo, de ilusión y esperanza, tiene que ver con los badulaques olimpistas que protagonizaron en plena vía pública una batalla campal en la que pusieron en peligro la integridad física y material de terceras personas. Como ocurre con las otras repugnantes barras de Cerro Porteño y Olimpia, ya no se pelean “club contra club” sino entre ellos mismos.

Las imágenes son lamentables, deplorables y resulta difícil creer que puedan ocurrir en lugares tan poblados, tan concurridos pero, claro, la impunidad con que han contado siempre estos delincuentes, en este caso olimpistas pero iguales a los del Luqueño, Cerro, Boca, River o cualquier club del mundo ha hecho que estos imbéciles se adueñen de las calles de Asunción y ciudades aledañas.

Y dijimos, con agrado, “la impunidad con que han contado…” porque todo hace creer que estamos ante una decisión de las autoridades policiales y judiciales, en el segundo caso por medio de los fiscales, de tomar este tema con la seriedad que de verdad tiene. Hay algo que nos da una señal de que hay luz al final del túnel, al menos así queremos creerlo, no con una apresurada alegría sino con mesura y objetividad.

Y esa luz que vemos encenderse, todavía de manera tenue, es la que se relaciona con la imputación de estos delincuentes. Durante muchos años hemos visto a redadas que mostraban a decenas y centenas de detenidos que, al cabo de algunas horas de estar sentados en el patio de alguna comisaría, comenzaban a salir para volver durante la semana a sus fechorías y regresar a los estadios el siguiente fin de semana.

Ojalá la justicia siga los caminos que debe a partir de ahora y que estos delincuentes vayan a parar con sus huesos a Tacumbú. Unos ochenta menos, ya es un buen número para empezar.

La parte linda tiene que ver con Jorge “Torito” González y Richard Ortiz. Dos tipos de esos que deberían ser llevados por las organizaciones que se dedican a motivar a la gente y, sobre todo, a los jóvenes.

Aquellas personas que por X o Z motivo puedan estar bajoneadas deberían mirar la historia de Jorge y Richard para comprobar que con perseverancia, esfuerzo, fe, trabajo y, sobre todo, sin bajar nunca los brazos, se pueden superar situaciones difíciles, complejas como ha ocurrido con ellos que pese a la juventud de cada uno ya han pasado  por serias y repetidas lesiones para volver una y otra vez como lo han hecho nuevamente Jorge en Cerro Porteño y Richard en Olimpia, curiosa y felizmente, ambos marcando un gol en sus regresos.

De yapa, siguiendo con lo bueno, queda lo de Richard, jugador olimpista, enviando un mensaje lleno de fuerza, aliento y esperanza para una pronta recuperación a José Ortigoza, jugador cerrista lesionado,. “Quiero enviarle mucha fuerza y desearle una pronta recuperación a José. Se puede volver”, dijo Richard… y si él lo dice.

Ahora sí, las líneas que tienen que ver con el título de esta columna. La enorme satisfacción de ver, una vez más, a un equipo paraguayo en las últimas etapas de definición de las copas internacionales a nivel continental.

En la Libertadores 2013 Olimpia fue finalista, en la del año siguiente el finalista fue Nacional y un año más tarde Guaraní llegó a semis mientras que en la Sudamericana del 2013 Libertad fue semifinalista como lo fue Sp. Luqueño en el 2015 y ahora Cerro Porteño con la posibilidad de seguir.

¿Sabe qué es lo bueno, qué es lo mejor de esto, amigo lector? Que los clubes no se repiten, que no es que de pronto un club arma un buen equipo y consigue sostener a ese equipo y así hace buenas campañas por un tiempo. Aquí son distintos equipos y aunque no hayan llegado a esas mismas instancias superiores tranquilamente podríamos agregar lo hecho por el Deportivo Capiatá que fue y le ganó a Boca en La Bombonera o General Díaz que fue y le ganó en Medellín al Atlético Nacional.

Esta alternancia entre los mejores del continente significa que tenemos un fútbol bueno, competitivo, muy por el contrario de lo que, lamentablemente, mucha gente quiere hacer creer. Aquí, ni Olimpia ni Cerro ni Guaraní o Libertad pueden dar por sumados tres puntos antes de jugar contra River Plate, General Díaz o General Caballero.

Y mejor aún, es ver que este crecimiento se da en dirección a un estilo de juego cada vez mejor, apostando a los buenos jugadores, dejando de lado, aunque sea de manera paulatina, a los picapiedras, a los corredores, a los de gran despliegue y poco fútbol. Por eso hoy los destacados son los Cecilio Domínguez, William Mendieta, Rodrigo Rojas, Josué Colmán, Jorge Recalde (hoy lesionado), Julián Benítez, Alberto Contrera, Néstor Camacho, Ernesto “Pinti” Álvarez, Luis de la Cruz,…y siguen las firmas.

Está claro que al cerrista ya no lo conforma una semifinal. Quiere la final y, claro, quiere el título de la Sudamericana y, en nuestra opinión, la posibilidad deportiva existe, en primer término, porque no hay un súper equipo entre los demás que luchan por llegar a las semifinales y, lo más importante, porque Cerro está jugando bien. Si lograra hacer afuera al menos parte de lo que hace en el Defensores sería mayor todavía su chance.

Y, finalmente, lo más importante es que esta cantidad/calidad de jugadores se refleja en la selección nacional, la que no es de nadie y es de todos. Y allí está la querida albirroja, por la que nadie ponía un guaraní antes de las eliminatorias, peleando punto a punto una clasificación en la que nosotros de verdad creemos. Ojalá se dé.

Mientras tanto, disfrutemos, porque los clubes, y, en este caso especial Cerro Porteño como abanderado y la selección, demuestran que el fútbol paraguayo goza de muy buena salud.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

08/11/16 17:38

Los 19 de la 17

06/11/16 22:24

El Rey del clásico

06/11/16 21:48

Memes clásicos

06/11/16 17:18

Los 22 protagonistas

06/11/16 11:58

Ventaja azulgrana

06/11/16 10:19

La máxima fiesta

20/11/16 22:30

Terminó su ciclo

20/11/16 21:21

Mea culpa