Opinión

Con la ida de Iniesta, el Barça cierra un ciclo fantástico

Ya está, se confirmó lo que temíamos, amigo lector. Inmediatamente después de la derrota/eliminación en la Champions, dijimos que muy probablemente estábamos ante el fin de un ciclo de muchos años de duración.
27/04/18 - 12:41
  • Andrés Iniesta levanta la última Copa del Rey ganada por el Barcelona. Foto: Getty Images.
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

Nos dolió muchísimo que tan extraordinario ciclo no terminase con aquello que se da en llamar “broche de oro”. El fútbol, el deporte al que tanto le dio este Barcelona que hoy se acaba, dispuso otra cosa y el final fue de cabezas bajas, de miradas al césped, de gestos cargados de tristeza e incredulidad.

Se acabó, pensamos y, claro, un dejo de tristeza nos envolvió porque, sin ningún orden cronológico, sin recordar siquiera al detalle partidos específicos, se vino de golpe una película con innumerables imágenes del fútbol en su esencia más pura. Desde aquel Brasil campeón del mundo en México ’70, con Pelé y compañía, ningún otro equipo nos había causado tanta admiración por unir la parte competitiva con la estética. Los dos jugaban lindo, los dos le ganaban –en muchos casos, le pasaban por encima- al que se pusiera enfrente.

Este Barcelona ha tenido jugadores de enorme categoría como lo exigen la historia y el presupuesto del club, pero, para nosotros, el trípode sobre el que se basó toda esta etapa victoriosa a nivel local y continental, fue el formado por Xavi Hernández, Iniesta y Messi. Xavi fue el primero en decir adiós y su ausencia se sintió demostrándose –para nosotros, confirmándose- así, de paso, que eso de “La Masía, La Masía”, la escuela formadora del Barcelona puede formar buenos jugadores, pero los fuera de serie son, justamente eso, fuera de serie y no es que se va Xavi y el técnico pide otro Xavi, se va Iniesta y llega otro Iniesta. El Barcelona siguió ganando porque además allá adelante estaban tipos como Neymar y Suárez al lado de Leo, pero la elaboración de juego desde la zona defensiva y media nunca tuvo a un jugador de la claridad de Xavi, un “volante tapón” al que nos cuesta recordar cometiendo un foul.

No somos de consumir mucho fútbol europeo. No seguimos la liga inglesa, la alemana y menos la insulsa francesa y la aburrida italiana. Tampoco seguíamos la liga española que nos pareció siempre una liga cuya única duda al comenzar los campeonatos era saber si el campeón sería el Barcelona o el Real Madrid. De vez en cuando aparecía -y aparece- un tercero en discordia, pero nada más, el resto a mirar la punta de la tabla desde muy lejos.

El Barça nos hizo estar atentos al campeonato español y a la Champions y muy pocas fueron las veces en que este equipo nos defraudó; aún en aquellos partidos que perdía o que ganaba sin hacer una gran exhibición, la propuesta estaba presente lo cual, a buen entendedor, es una verdadera lección de vida porque a veces toca perder, a veces las cosas no se dan como uno quisiera o como uno lo previó, pero lo importante será, siempre, mantener en alto principios y valores. “Honrar la vida”, canta Eladia Blázquez, “Honrar al fútbol”, cantaba el Barcelona.

Las lágrimas de Iniesta al anunciar su despedida -no del fútbol, porque probablemente vaya a China, como Xavi fue a Catar a hacer valer en la chequera una merecida jubilación- son las del fútbol que sabe que se retira (China ya no cuenta) un tipo que ha sabido honrarlo, agregando a tanto talento una conducta ejemplar dentro y fuera de la cancha.

Messi seguirá haciendo lo suyo y ojalá que por muchos años más, pero, que no le quepa ninguna duda, amigo lector, cuando, con la pelota en los pies, levante la cabeza y mire alrededor suyo va a sentir una enorme nostalgia al no verlo a su compadre de tantos años.

Hoy, con las características propias de cada equipo, todos, TODOS los equipos del mundo juegan como el Barcelona de Xavi, Iniesta y Messi bajo la batuta de Guardiola. Hoy, el Bayern o la Juventus, el Chelsea o el propio Real Madrid juegan, hablando de la propuesta, hablando del respeto a la pelota, como el Independiente de Campo Grande o General Díaz, el Flamengo o Boca Juniors. “Posesión”, es el concepto que hoy manejan todos los entrenadores del mundo y, claro, a partir de tener la pelotita cada uno la juega como sabe, y allí sí empiezan las diferencias, porque una cosa es cuando el balón llega a Fulano o Mengano y otra cuando llega a los pies de Iniesta o Messi.

Simbólicamente, pongámonos un segundo de pie, amigo lector, simplemente en señal de reconocimiento, de agradecimiento, en nombre del fútbol por todo lo que este Barcelona nos regaló. Hay en el fútbol un antes y un después de este Barcelona. Aplausos, reverencia y ¡muchas gracias!

Con la ida de Iniesta, el Barça cierra un ciclo fantástico.

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN

20/05/18 17:13

Infinito adiós

05/05/18 15:26

El último de Iniesta

27/04/18 9:51

Despedida oficial

18/04/18 10:16

¿Decisión tomada?

13/05/18 18:04

Adiós al invicto culé

09/05/18 16:35

Se pasea el campeón

06/05/18 17:05

Empate caliente

29/04/18 17:12

7he Champ10ns