Opinión

Al final, todo queda “a criterio del árbitro”

En realidad, amigo lector, así ha sido siempre. Desde que uno ha ido a la cancha, las discusiones futboleras con respecto al árbitro fueron las mismas que se dan en la actualidad.
08/04/18 - 11:06
Por Robert Singer
rsinger@tigosports.com.py

“Fue mano”, “No, no fue”, “Fue pero no hubo intención”, “Fue pero no tuvo manera de sacar el brazo porque el pelotazo fue desde muy cerca”.

“Fue foul”, “No, no fue”, “Le empujó”, “No, fue hombro contra hombro”, “Fue foul y era para tarjeta amarilla”, “No, no fue para tanto”.

El árbitro amonesta a un jugador “Por desaprobar un fallo” pero, acto seguido, todos los demás jugadores se le van encima, casi literalmente, desaprobando la amonestación al compañero y pese a la vehemencia de la protesta no sale ninguna otra amarilla o, a lo sumo, sale una más.

El arquero ataja un penal. “Se adelantó”, “No, no se adelantó”, “Fue un pasito nomás”, “No, se adelantó mucho”.

Es así, así ha sido siempre y así será hasta que de una buena vez aprendan a utilizar ese invento llamado VAR que hasta el momento lejos de eliminar las polémicas, uno de los argumentos de venta de quienes a toda costa quieren usar este  elemento, ha generado tantas o más teniendo como el record de incoherencia el tremendo codazo del chileno Gonzalo Jara al alemán Timo Werner en la Copa Confederaciones de Rusia 2017. En esa ocasión el árbitro, ya no importa quién fue, no vio el codazo de Jara. Desde la sala del VAR le avisan que hay que revisar a jugada que, a esa altura ya había sido repetida por la televisión para todo el mundo. “Ahhh, le van a avisar que tiene que echar a Jara”, decíamos todos. Pasados unos minutos en los que el mundo entero estuvo pendiente de lo que ocurriría, aunque nadie dudaba de cuál era la sanción que correspondía, el árbitro hizo con los dos brazos la señal que indica que desde el VAR se había detectado algo que el juez de campo no había visto y con gesto enérgico sacó una tarjeta…¡¡¡¡¡AMARILLA!!!!!

Una verdadera joda.

De hecho, tantas son las dudas que el VAR sigue generando que la UEFA ha decidido no adoptar este sistema y esperará los resultados del mundial.

Es probable que, de una manera o de otra el VAR se instale definitivamente pero todas aquellas dudas que siempre hemos tenido –y manifestado- con respecto a este tema han sido confirmadas. Hoy, cada partido tiene 8 árbitros, el cuarteto que vemos todos, los que entran a la cancha y los cuatro que están en la sala mágica.

En la Rock&Gol estuvo de visita Enrique Cáceres, el árbitro paraguayo que pitará en el mundial de Rusia. La charla fue realmente amena y Enrique…cedora quedando en claro, para nosotros, que, teniendo al reglamento y a las recomendaciones recibidas en cursos y seminarios de IFAB, FIFA, CONMEBOL y APF, es el señor juez el que decide en cada situación de acuerdo a su propia apreciación de cada jugada.

Todos vemos lo mismo. Hinchas, jugadores, periodistas y árbitro pero cada uno aprecia, entiende, cada jugada de manera distinta. Y tan complicado es este deporte que inclusive al día siguiente de un partido, en una mesa de panelistas, viendo una y otra vez, desde distintos ángulos una misma jugada hay opiniones diferentes así como, estamos seguros, ocurre con quienes puedan ver estas imágenes sentados en el sofá de la sala o en el bar o el almacén del barrio. Imagínese cuánto aumenta el grado de complejidad para quien debe decidir en ese momento, corriendo, quizás viendo la jugada desde un ángulo o a una distancia que no es  ideal.

De lo que nadie puede dudar es de la honestidad de quiénes tienen a su cargo dirigir un partido porque allí ya se entra en un terreno extradeportivo y, al menos en nuestro país, creemos que quienes ejercen esta profesión tienen el aval de una conducta personal intachable.

A partir de esta certeza, entonces, no se preocupe amigo lector porque si fue mano-penal o no, si fue foul para amarilla o roja, si fue empujón o fue hombro contra hombro, si un arquero se adelantó o no sirve para la discusión en el barrio, en el seno familiar o en los programas futboleros.

Al final, todo queda “a criterio del árbitro”.

Deja tu comentario