Copa de Primera

El Ciclón se quedó con el Clásico

Fiesta Azulgrana

Gran victoria de Cerro Poteño, que hizo un primer tiempo casi perfecto, sacó dos goles de ventaja gracias a un cabezazo de Beltrán y un golazo de Rodrigo Rojas y en el segundo tiempo se dedicó a cuidar el marcador para terminar festejando ante un Olimpia que se descontó, pero nunca estuvo cerca.
12/03/17 - 19:54
  • Compacto Cerro 2-1 Olimpia
Por Adán Paniagua
adan.paniagua@tigo.net.py

Sí, la fiesta fue totalmente Azulgrana de principio a fin. El Clásico se tiñó de rojo y azul. Cerro Porteño puso lo que hay que poner en esta clase de partidos, tuvo un primer tiempo casi perfecto, sacó dos goles de diferencia y se dedicó después a cuidar el resultado ante un Olimpia que nunca se acordó que estaba jugando un clásico. El equipo de Félix Darío León fue mucho más que su rival y terminó festejando un 2-1 que lo pone en lo más alto de la tabla por ahora.

El juego lo comenzó mejor Olimpia, que tuvo las dos primeras claras. Centro de Julián Benítez para que gane por lo alto Roque Santa Cruz, pero su remate de cabeza se fue desviado. La siguiente, gran jugada colectiva, salida rápida con precisión, asistencia de Roque para Mouche que define exigido ante la salida de Silva y su remate queda en las manos del golero azulgrana.

¿Cerro? Despertó con los dos toques de alerta del Decano. Entre Raúl Cáceres y Josué Colmán comenzaron a ganar las espaldas de Fernando Giménez y por ahí generaba peligro el Ciclón, que también apostaba por izquierda con las subidas de Óscar Ruíz. La primera para el equipo de León estuvo en los pies de Rodrigo Rojas, pero pensó que estaba adelantado y no pudo controlar el balón en inmejorable posición. Pero el capitán tendría revancha.

El Ciclón no tardó mucho en hacerse dueño del partido. Comenzó a ganar el mediocampo y allí comenzó a edificar su superioridad. Tampoco tardó en golpear. Una vez más Cáceres ganó el fondo, centró perfecto a la medida de Beltrán y el “Memo” que cumple con la cuota clásica. Cerro ya pasaba al frente de forma merecida a los 21 minutos.

Olimpia sintió el golpe y nunca pudo reaccionar. Cerro ganaba todas en base a actitud y también a buen juego. El medio franjeado no contenía y Cerro se le iba encima, ganando casi siempre. FGue así que la segunda estocada llegó. Arremetida del capitán Rodrigo Rojas que, cuando vio que se le cruzaban piernas con medias negras empaló el balón con la derecha y la puso por encima de Barreto que salió a la desesperada. Golazo para cumplir con la ley del ex a los 41 minutos del segundo tiempo y había olor a goleada. Así se fue el primer tiempo.

En el arranque de la complementaria Olimpia entró decidido a descontar, pero nunca tuvo ni las ideas suficientes, ni la claridad necesaria y mucho menos actitud. Roque Santa Cruz era un oasis en medio del desierto de juego del equipo de Mauro, que presentó demasiados puntos bajos. Aun así, a los 17 minutos tuvo su momento. Centro de Mouche para que, por sorpresa, aparezca Julián Benítez y, de cabeza, ponga de vuelta al Decano en el partido. Pero fue solo un espejismo.

Cerro consiguió reagruparse nuevamente y tomó de vuelta las riendas del encuentro. Olimpia nunca mostró la actitud necesaria como para ir a buscar el empate. El Franjeado se casó de tirar centros frontales que nunca tuvieron efectividad. Con la salida de Roque perdió todo su peso en ofensiva y, más allá de un remate de Mouche que se fue cerca y una media vuelta de Cañete que también pasó cerca, nunca estuvo cerca del empate.

El Ciclón supo ponerle pecho al momento candente y daba la sensación de que si se animaba y encontraba una conexión justa podía liquidar el encuentro antes del final. Haedo tuvo su chance tras una muy buena jugada de Ruiz, pero su gambeta se fue larga y, a pesar de que aun así pudo definir, su disparo lo sacó Rodi sobre la línea.

Más allá de los sobresaltos normales de todo clásico, Cerro no sufrió nunca una posibilidad de que se le escape la victoria y terminó festejando un gran triunfo ante el rival de siempre, triunfo que lo pone en lo más alto de la tabla por ahora, pero que se disfruta mucho más por cómo lo gano.

 

Deja tu comentario

LEA TAMBIÉN